Wepbuilder

Sergio González

Nunca me ha gustado la tecnología y mucho menos la informática. Ni la entendía ni quería entenderla. Ahora es mi pasión y me dedico al desarrollo web, al marketing digital y al copywriting.

Todo tiene su explicación 😉

BioCianuro

Aprende a escribir para convencer

Nadie tomaría cianuro para mejorar su salud, y sin embargo, con las técnicas adecuadas, podemos venderlo como un suplemento nutricional capaz de fortalecer el sistema inmune. Veamos cómo vender cualquier producto y, mejor aún, cómo hacerlo sin engaños.

Viajes Buzz Lightyear

Cómo encontrar a tu tipo de cliente ideal

Subirse a una nave espacial para hacer senderismo por Marte no es para todos, así que si queremos optimizar nuestra inversión, antes debemos encontrar a nuestro cliente ideal. Veamos qué preguntas tenemos que responder para dar con el nicho de mercado que encaje en nuestro producto.

Time’s

El arte de analizar a tus potenciales clientes

En esta clínica podemos comprar tratamientos que nos rejuvenezcan o envejezcan a voluntad. ¿Quién no quisiera probarlo? En nuestros negocios quizás no tengamos tanta demanda, pero justo por eso, aprender a analizar el comportamiento de nuestros potenciales clientes cobra especial importancia.

La boutique mágica

Cómo destacar entre la competencia

Ya sea en nuestra propia tienda o a través de plataformas como Amazon, la competencia por destacar nuestros productos es feroz. Veamos cómo esta boutique especial de pócimas mágicas puede enseñarnos a posicionar nuestra marca en un mercado saturado.

Mi historia

Cuando era niño, soñaba con cumplir los dieciocho para poder mudarme a alguna gran ciudad como Madrid. Desde entonces, sueño con volver atrás y vivir en un pueblo de Asturias como en el que me crié.

Jugar al escondite es más divertido que tratar de ser un adulto funcional.

A mi mayoría de edad decidí estudiar física en la universidad para luego sacar una oposición.

Spoiler: sale mal

No saco plaza en mi primer intento y para expiar mi culpa decido buscar un trabajo a tiempo parcial con el que compaginarlo.

En argot de Linkedin, quisiera destacar que en mi primer trabajo como especialista en transacciones comerciales (aka cajero del super) desarrollé grandes habilidades sociales, llegando a establecer conexiones significativas con más de 200 personas diariamente, impulsando la lealtad a la marca y la satisfacción del cliente 😉

Aunque la idea era trabajar unos meses para luego poder dedicarme por completo a la oposición, me ofrecieron un contrato más largo como mozo de almacén. En medio de una pandemia, el miedo a un futuro que no se presentaba nada optimista hizo el resto.

Ya empezaba a ensanchar espalda cuando me rompí la muñeca: baja y al día siguiente en la calle.

En el paro, habiendo dejando mis estudios a un lado y ya también cualquier culpa por no cumplir con las expectativas, me sentí libre de hacer con mi vida y mi futuro lo que me diera la real gana 🙂

Cuando me puse a pensar en qué quería hacer, me quedé en blanco.

Pero aunque no sabía el qué, sí sabía el para qué: para irme a vivir a una casa en el campo, para ayudar a mi familia, para visitar a mis amigos, para pasarme días enteros escalando con mi pareja, para dejar de sentirme asfixiado, para sentirme libre.

Y comprendí que lo que necesitaba era tener mi propio negocio.

La mejor manera de emprender un negocio sin apenas dinero es hacerlo de forma digital, y como además tenía tiempo, decidí aprender por mi mismo sin contratar a nadie.

Me encontré con la cruda realidad: muchos problemas técnicos de desarrollo y ciberseguridad, un mercado saturado y la maldita burocracia.

Necesitaría más tiempo del que paro me quedaba.

En un golpe de suerte (es mentira, de contactos) me enteré de una oferta de trabajo en una mina de oro para el departamento de medio ambiente. Aunque las condiciones eran buenas, la mina se encuentra allá donde se perdió Heidi, así que apenas tuve competencia y me hice con el puesto.

El mismo día que me lo confirmaron, alquilé una casa en la montaña a pocos minutos de la mina. Al día siguiente hice las maletas y me fui de casa.

Después de una primera semana que para mí me quedo, fui adaptándome al puesto y a mi nuevo hogar. El sitio era precioso, rodeado por completo de naturaleza, con una pequeña huerta sin labrar en mi jardín, un pequeño riachuelo a pocos metros y apenas ocho vecinos en kilómetros a la redonda.

Planté ajos, zanahorias y repollos; corté leña y también cuidé de un gato que creí abandonado pero que tenía dueña. Me convertí en un hipster rural de manual.

El contrato era para cubrir una baja de nueve meses, así que aislado de todo y de todos, supe sacarle provecho a sabiendas de que sería temporal.

Como no quiero aburriros, solo diré que tuve tiempo a desarrollar todo tipo de páginas web y estrategias de ventas, de retomar el inglés y sacarme al fin el maldito título, e incluso de volver a tocar el acordeón (que en contra de lo que opina mi hermana, yo creo que lo hago muy bien).

Para cuando terminé el contrato y me ofrecieron continuar, yo ya tenía claro lo que quería hacer.

Decidí crear mi propia agencia de diseño, marketing digital y copywriting; me certifiqué en desarrollo web, hice el máster en big data e inteligencia artificial y un postgrado en finanzas corporativas. ¡Fui a por todas vaya!

¿Y qué porqué te cuento todo esto? Porque si me quedara solamente con los títulos, entonces sería uno más. Lo que callamos, nuestros errores, es lo que nos hace únicos.

Acostumbrados a tener que resumir nuestra valía en unos pocos caracteres o tener que vendernos en pocos minutos, acabamos interpretando todos el mismo papel.

Mi historia, como la tuya, es mucho más larga y compleja que lo que te acabo de contar; pero creo que es suficiente para que entiendas porqué ofrezco un servicio diferente y también la posibilidad de aprender gratis a quien lo necesite.

"

Te lo cuento a continuación 🙂

Así es como trabajo

→ Sin falsas promesas

Antes de formarme yo también estuve en tu lugar. Sé lo difícil que es encontrar a un profesional que te de confianza, y por eso voy a hablarte como me gustaría que me hablasen a mí. Sin promesas de éxito ni pintarlo todo perfecto.

→ Sin tecnicismos

Da igual en qué trabajemos, todos podemos ponernos super técnicos para parecer más listos. Pero si algo he aprendido de mi experiencia estudiando física, es que si de verdad entiendes algo, entonces sabrás comunicarlo de forma sencilla.

→ Llave en mano

Antes de estudiar desarrollo web fui autodidacta, así que aprendí por las malas que más allá del diseño, existen normativas de privacidad que cumplir y cuestiones técnicas que configurar. Así que para que no tengas que preocuparte por ello, ¡ya me preocupo yo!

→ Formación incluida

Imagina que ya tienes tu página web completamente lista para recibir visitas. ¿Sabrías cómo continuar? Para que no dependas siempre de terceras personas, te enseñaré a gestionar tu sitio, a mantenerlo actualizado, a editar y a publicar. En resumen, a utilizarlo 🙂

→ Y sin dejar a nadie atrás

Yo no me fui a la mina para vivir una aventura, sino porque aún no tenía suficiente dinero para pagarme la formación. Desde entonces decidí hacer una guía gratuita que enseñara paso a paso y desde cero a crear una web profesional sin saber programar y sin conocimientos previos.

Aquí la explicación

En la introducción de esta página te decía que antes no me gustaba la tecnología, y es que veía en ella el reflejo de una modernidad que me alejaba de todo aquello que me hace feliz. Pero la vida nunca es lineal, y como ya has visto, la mía ha dado varios giros de guion. Los suficientes como para aprender a ver más allá de los estrechos esquemas mentales que me había hecho de ella, de mis planes de futuro y de todo lo que daba por sentado.

Ahora entiendo que la tecnología no es más que una herramienta con potencial para hacernos chiquititos cuando no la entendemos, pero también con la capacidad de hacernos destacar cuando aprendemos a utilizarla a nuestro favor.

Yo no puedo venderte el éxito, pero sí puedo venderte mi conocimiento y enseñarte todo lo que sé.

Así de simple, así de importante.

Sin compromisos ni condiciones, no le pongamos nombre por ahora!

Completa el formulario para recibir una consultoría gratuita y una propuesta de soluciones personalizadas de diseño web, marketing y copywriting.

No soy un mago: no tengo poderes para hacer que triunfes de la noche a la mañana. Lo que sí tengo es poder para diseñarte una web atractiva, rápida y efectiva. Sin trucos ni tonterías, solo diseño, marketing y copywriting de calidad. ¿Es lo que buscas? Escríbeme y construyamos algo juntos.

Email

wepbuilder@gmail.com

Responsable: Sergio González. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Gestionar la información que me solicitas a través de este formulario de contacto. Legitimización: Consentimiento del interesado. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en wepbuilder@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información de política: Puedes consultar información adicional sobre mi tratamiento de datos en Privacidad.

Copyright © 2024 Wepbuilder